Ldo. John W. Jimenez G. Colegiado Nº 24099 COFM

Ldo. John W. Jimenez G. Col. Nº 24099 COFM

No te pierdas todas nuestras novedades

Cuidados y alimentación de mi gatito bebé

Cuidar a un gato recién nacido es un reto fascinante a la vez que desafiante y queriendo hacer lo mejor para el gatito, pero sin saber cómo, podemos caer en errores que pueden llegar a ser fatales para el animal. Hoy os vamos a dar unas pequeñas claves que debes seguir para cuidar a un gato bebé.

  • Ten cuidado en cómo coges al gato. Lávate las manos antes y después de cogerlo y hazlo con mucha suavidad. Durante las primeras semanas y si tienes otros animales en casa procura que duerman separados y que no compartan la comida y la caja de arena.
  • El gato tiene que estar calentito. Los gatos de menos de dos semanas de vida no son capaces de regular su temperatura corporal por lo que tendrás que mantenerlos calentitos. Puedes utilizar una almohada térmica o una bolsa de agua caliente pero nunca dejes solo al gato con la almohadilla. Estando con su madre, se mantienen calentitos acurrucándose junto a ella. Para saber si tiene frío, revisa sus almohadillas y procura es que estén calentitas. Es probable que llore si tiene frío.
  • ¡No saben hacer pis! Otra de las principales tareas que deberás realizar será la de provocar que haga pis y caca. Los gatos tan pequeñitos no saben cómo hacerlo y es la madre la que se encarga de estimularlos. Moja un algodón con agua tibia y frota su zona anal hasta que haga sus necesidades.
  • Consigue que descanse. Procura un lugar para que el gatito pueda dormir y esté a gusto y tranquilo en una habitación que sea calentita. Puedes utilizar una caja y colocar una toalla.
  • Mantén limpio a tu gatito. Solo necesitarás un paño mojado en agua tibia para limpiar al gato bebé. Pasa el paño por su pelaje y vuelve a pasar otro paño, esta vez seco.
  • Lógico: acude al veterinario. Procura llevar al gatito al veterinario lo más pronto posible. El especialista podrá revisarlo y ver si tiene algún parásito y pueda comprobar la salud del animal.
  • No le des leche. Compra leche sustitutiva en polvo especial para gatos. Si es tarde y no tienes dónde ir a comprarla hierve un poco de agua, deja que se enfríe y dásela al gatito con la ayuda de una jeringa. De está manera, se mantendrá hidratado.

    A partir de aquí, tendrás que hacerte con un biberón. Los gatitos bebés comen como los bebés. Deberás darle la leche en polvo con el bibe y tendrás que probar en tu brazo que no esté demasiado caliente. Es muy importante que la leche esté a una temperatura de unos 37 grados.

    Cuando le des el biberón no lo sujetes como si fuera un bebé, procura mantener la posición que adoptaría si estuviese con su madre. El gatito ajustará la tetina en su boca y cuando termine no olvides hacer que eructe.

    Durante las dos primeras semanas de vida, los gatitos bebés comen cada dos o tres horas,  a partir de las dos semanas podrá espaciarse a las tres o cuatro horas.

Con respecto a la alimentación de estos gatitos, es importante saber que los gatos son animales de costumbres, así que establecer una rutina cotidiana con lo que comen los gatos en casa lo antes posible es lo mejor tanto para ti como para tu mascota.

Alimenta a tus gatitos bebés en el mismo lugar y a la misma hora todos los días, en una zona tranquila donde puedan relajarse, bien lejos de su caja de arena.

Escoge una superficie que pueda limpiarse con facilidad, o utiliza un recipiente de alimentación para gatitos bebés, y utiliza siempre un bol limpio, ya que los gatos son criaturas muy particulares. Algunos gatitos bebés puede que prefieran comer en un tazón plano o platillo (¡esto también puede ayudar a retrasar lo rápido que comen los gatos!).

Si tienes más de un gatito, asegúrate de que sus comederos estén a una distancia razonable para evitar cualquier confrontación. Si tus gatitos bebés y gatos adultos no se llevan nada bien, puede que incluso necesites disponer de un área de alimentación completamente separada para mantener la hora en que comen los gatos en paz.

Cuando se trate de comida para gatitos bebés, procura servir la comida húmeda (latas/botes/bolsas) a temperatura ambiente, ya que su olor es más atractivo y es más fácil de digerir. Esto significa sacar la comida que comen los gatos del refrigerador aproximadamente una hora antes de comer, o usar el microondas para entibiarla (¡asegúrate de que nunca esté caliente!).

La comida húmeda se estropea rápidamente y puede generar bacterias, así que evita dejarla fuera. Una vez abierta, no guardes la comida húmeda que comen los gatos durante más de 24 horas, incluso aunque esté en el refrigerador.

La comida seca, en cambio, puede dejarse todo el día fuera sin que se estropee. Guárdala en un ambiente seco y limpio, idealmente en un recipiente hermético o en una caja con cierre, para mantener de la comida que comen los gatos su aroma y sabor.

¿QUÉ CANTIDAD DE COMIDA DEBO DARLE A MIS GATITOS BEBÉS?

Puede que tu gatito crezca con rapidez, y puede que también parezca tener un gran apetito… ¡Pero come más con los ojos que con la boca!. Aquí tienes algunos consejos que te ayudarán a calcular la cantidad que comen los gatos.

  • Cuatro comidas al día es lo ideal tras el destete de los gatitos bebés. Si tu estilo de vida no te permite alimentarlo cuatro veces al día, hazlo tres veces, pero déjale algo de comida seca como un snack. Preferiblemente, dale únicamente comida seca; así no tendrás por qué preocuparte si vas a estar todo el día fuera, ya que no se estropea.
  • A medida que se haga mayor, reduce sus comidas a tres veces al día. A los seis meses, puedes darle a tu gatito dos comidas al día. Recuerda, que comen los gatos poco y con frecuencia —así que, a diferencia de los perros, ¡necesitan ser alimentados más de una vez al día!
  • Lee siempre las instrucciones del paquete de comida para gatitos bebés, pero ten en cuenta que están ahí únicamente a efectos orientativos. Puedes consultar a tu veterinario si no estás seguro de cuánta y que comen los gatos en tu casa. Lo más importante es que tu gatito mantenga una condición física sana y fuerte. Usa nuestra HERRAMIENTA DE ACONDICIONAMIENTO FÍSICO para controlar la condición física de tu gatito, y consulta siempre a tu veterinario si crees que tu gatito puede tener un peso insuficiente o sobrepeso.

Si tu gatito aparta la nariz de su comida, ¡no estás solo! Muchos gatitos bebés prefieren texturas y sabores, y rápidamente dejan la comida si ve que algo ha cambiado. Si tu gatito deja de repente la comida o incluso se niega a comer, concierta una cita con tu veterinario, ya que podría ser signo de un problema subyacente. Puedes animar a un gatito exigente a comer así:

  • Cambia el horario de la comida hasta que todos tus familiares hayan comido, y dale de comer en una zona tranquila lejos de ruidos y estrés. También puedes intentar cambiar la comida húmeda por comida seca, o utilizar un sabor diferente.
  • Asegúrate de que su bol esté limpio y de que esa comida seca no se haya estropeado.

¿CUÁNDO COMENZAR LA ALIMENTACIÓN CON LO QUE COMEN LOS GATOS ADULTOS?

Aunque a los 6-8 meses ya parecen adultos, siguen siendo gatitos bebés por dentro. Sus huesos se están fortaleciendo y sus cuerpos siguen cambiando. Aliméntalos con alimentos nutritivos para gatitos bebés hasta los 12 meses, cuando ya podrás hacer el cambio a comida para adultos. Echa un vistazo a nuestra guía sobre alimentación para gatos adultos para más información.

Compártelo en las redes sociales

;

Log In

create an account